Aulas inclusivas: un nuevo enfoque educativo

 In Educación, Publico

Antes de hablar de lo qué significan las aulas inclusivas y de los beneficios y ventajas que suponen este modelo de aulas, tendríamos que incluir, nunca mejor dicho, el término de este tipo de aulas dentro de un sistema educativo inclusivo, que es aquel que busca atender las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes centrándose, especialmente, en aquellos que tienen cierto riesgo de exclusión social o marginalidad.

La educación inclusiva se suele asociar a la idea de que en escuelas ordinarias, se integre a los niños con capacidades especiales, pero este término abarca mucho más, como es el de una transformación hacia un modelo educativo en el que exista una enseñanza de calidad, que sea igual para todas las personas y adaptada a esa diversidad.

Características de las aulas y escuelas inclusivas

Por tanto, las aulas inclusivas son aquellas donde todos y todas se sienten incluidos porque reciben en ella lo que necesitan para progresar en el aprendizaje. La atención de este tipo de escuelas se centra en cómo hacer un sistema en el que se puedan hacer frente a las necesidades, capacidades e intereses de cada alumno.

  • Sentimiento de comunidad.Las escuelas inclusivas enfatizan esa idea de comunidad, donde cada persona, alumno, profesor o padre es importante dentro del grupo. Cada miembro tiene su responsabilidad, su hueco y ayuda a los demás a desarrollarse. De esta forma, se fomenta la autoestima, el respeto y el sentimiento de pertenencia.

  • Los alumnos que tienen una profunda o severa discapacidad se les incluye dentro del aula ordinaria.De esta forma se produce una mayor conexión entre diferentes pero en el cada uno tiene un papel fundamental. De esta forma, se producen relaciones de apoyo, ayudas o cuidados. Se fomenta una educación más sensible y afectiva.

  • Aprendizaje efectivo.En este modelo educativo, se espera que los niños con o sin discapacidad aprendan y estudien. Es obvio que habrá que personalizar ciertas materias o formas de enseñar, pero a todos los alumnos se les exige un cierto rendimiento académico. Según algunos estudios, los jóvenes con discapacidades que acuden a este tipo de escuelas han puntuado más alto que los que acuden a colegios que tienen aulas segregadas.

  • Vida cotidiana o “normal”.La educación inclusiva hace que los niños que tienen algún tipo de discapacidad puedan llevar una vida normalizada, es decir, socializándose, realizando actividades regulares, compartiendo con sus amigos momentos de ocio. Los jóvenes que acuden a estos centros tienen arraigado un sentimiento de pertenencia y comunidad.

  • Entendimiento del grupo.Los jóvenes con capacidades diferentes aprenden de los otros. La inclusión en las aulas de diferentes alumnos hace que se aumente la capacidad para aceptar la diversidad, ser más tolerante y respetuoso. En estas aulas se crean espacios donde se potencian las habilidades sociales e interactivas. Tal y como hemos mencionado antes, el sentimiento de grupo y comunidad es muy fuerte y con ello se fomenta y promueven valores como el respeto, compañerismo, empatía, trabajo en equipo, etc.

Por tanto, la inclusión se centra en apoyar las cualidades y necesidades de cada alumno en la comunidad de la escuela para que se sienta seguro y así poder alcanzar un buen rendimiento académico y personal.

Herramientas para fomentar la educación inclusiva

Hay determinadas herramientas que ayudan a crear aulas inclusivas como son:

  • Las TIC, la robótica (robots sociales).Este tipo de herramientas fomentan el trabajo en equipo, la colaboración, la creatividad. Al haber niños con diferentes capacidades, se pueden ayudar unos a otros, reforzando ese sentimiento de comunidad.

  • La colaboración y cooperación con actividades igualitarias, más que fomentar actividades competitivas.

  • El papel del profesor debe facilitar el aprendizaje.Debe ser la persona que facilite esa convivencia y respeto entre iguales en el aula.

  • Actividades que promueven la comprensión de las diferencias individualidades.De esta forma, se desarrolla la propia confianza y hay un respeto mutuo en el aula.

En general, en todas las actividades, tareas y proyectos que se propongan en las aulas inclusivas deben ser flexible y adaptables a las diferentes personas de la clase. Esto no significa que no exista un planteamiento y estructura de los trabajos que se van a realizar, sino que hay que tener en cuenta que al contar con alumnos con diferente capacidades, puede hacer que la tarea que se tenía programada deba amoldarse o adaptarse a una necesidades concretas y específicas.

EnHabilitasofrecemos una educación inclusiva, en la que los proyectos tecnológicos y las TIC son fundamentales para trabajar con diferentes personas. El trabajo en equipo es uno de los valores fundamentales para nosotros. El sentimiento de comunidad, de respeto y de pertenencia de las aulas inclusivas también fomenta este trabajo en equipo a la hora de hacer diferentes proyectos y tareas en la clase.

Recent Posts

Leave a Comment

0