Beneficios de la robótica para niños con autismo

En unos años, los expertos ya han pronosticado que los robots desarrollarán gran parte de los trabajos que los humanos ocupan en la actualidad. Hasta que eso llegue, las máquinas son vistas como herramientas auxiliares en múltiples facetas de nuestra vida, principalmente, como asistentes en el hogar o en el trabajo.

Por todos es sabido que la robótica es un instrumento indispensable de apoyo en educación. Además de profundizar y desarrollar habilidades en materias directamente ligadas a la programación y comunicación , muchos son los centros educativos que se valen de los robots para ayudar a niños con dificultades en el aprendizaje. Al hablar de niños con altas capacidades ya vimos cómo la robótica se puede utilizar, actualmente, para fomentar las emociones y con ello, la capacidad de comunicarse con el entorno y socializar.

Aspectos educativos a fomentar en niños con autismo

Los niños con autismo son otro ejemplo de cómo la robótica puede ayudarles en el ámbito educativo. El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo (TGD) que afecta, concretamente, a las funciones psicológicas de la persona autista: a la comunicación verbal y a la no verbal (se aíslan incluso con las personas más cercanas, no tienen contacto social y tampoco muestran sus propios sentimientos ni detectan los ajenos), además de presentar una limitación y repetición en los comportamientos.

No todos los grados de autismo son iguales, por lo que es difícil establecer el mismo recorrido pedagógico para todos las personas con este trastorno. Los expertos recomiendan que, a pesar de las limitaciones que presenta el sistema educativo actualmente, la educación de estos chicos con TGD se realice en el mismo aula que los niños de su misma edad y que estos últimos se impliquen y ayuden a mejorar las habilidades sociales de sus compañeros con autismo, así como que les ayuden a desarrollar a una comprensión y seguimiento de las normas. Pautas, por cierto, que también resultan beneficiosas para ellos, puesto que desarrollar habilidades sociales y de compañerismo les ayudará, infinitamente, tanto en el presente como en el futuro.

En el caso del profesorado, los expertos en tratar a niños con autismo recomiendan que realicen con ellos actividades funcionales, claras y sencillas, que impliquen muchas imágenes o animaciones como guía. Un ejemplo de ello pueden ser los trabajos de mesa, los cuales, a su vez, les permiten interactuar con otros jugadores y donde lo visual es protagonista. Otra opción que se suele utilizar para la terapia con estos niños son elementos con los que el alumno con autismo puede interactuar como los lápices de colores, los juegos de construcción al estilo Lego o plastilina.

Beneficios de la robótica en niños con autismo

Está demostrado que la robótica educativa tiene grandes ventajas para los niños con autismo, principalmente, porque el robot consigue llamar la atención de estos alumnos y les hace conectar con el mundo exterior, de una forma que los humanos no consiguen o les cuesta mucho más. De esta forma, la robótica consigue que los niños con autismo, especialmente si hablamos de aquellos con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años, desarrollen habilidades tales como:

  • mostrar sentimientos
  • ser más empáticos
  • socializar

En relación a este último punto y tal y como explicábamos en el apartado anterior, si la robótica educativa se practica en una clase con todo tipo de alumnos, es decir, que tengan y que no tengan autismo, se verá cómo los lazos de comunicación y socialización, además de la amistad, se refuerzan.

En un artículo publicado en La Gaceta de Salamanca sobre los beneficios de la robótica y el austimo se recogen las palabras del doctor John-John Cabibihan al respecto, tras un estudio realizado por su equipo de investigación en la Universidad Nacional de Singapur, “Pueden enseñar a los niños a iniciar un saludo, esperar su turno para lanzar la pelota, mostrar la ruta hasta un objeto del interés de los chicos y realizar movimientos que luego serán copiados por los niños”.

Apps y robots para niños con autismo

(FOTO: Humand And Robots)

En la actualidad existen numerosas aplicaciones en móviles o tabletas que sirven de apoyo en el aprendizaje para niños con autismo y consisten en la combinación de imágenes sonidos y palabras.

Un ejemplo de ello es la aplicación Babnoor, desarrollada por una empresa de Emiratos Árabes donde, además de ayudar en la comunicación con el entorno, los niños pueden grabar sus voces y después reproducir sus palabras. La madre de uno de un niño de tres años, que ya ha probado la aplicación, explica para el diario El País que Babnoor le ha ayudado a comunicarse con su hijo y éste entiende ahora lo que ella le dice: “Ha empezado a comprender y reconocer algunas palabras, por ejemplo, ahora entiende cuando le pido que se lave las manos”.

Además de las aplicaciones hay robots como Leka, cuya principal característica es que es multisensorial y activa las habilidades sociales y emocionales de los niños con autismo. Es recomendado por expertos terapeutas y familiares de niños con esta enfermedad para realizar diferentes terapias, ya que se puede configurar y adaptar a las necesidades de cada niño mediante las luces, el sonido, la velocidad que adquiere o los dibujos que muestra en la pantalla asociados a la rutina diaria.

Otro de los ejemplos de robots que ayudan a mejorar las condiciones de vida y facilitar el proceso de aprendizaje de los niños con TDA es el robot ASK NAO. Funciona de la siguiente manera: el robot hace una pregunta al niño y en función de la respuesta, si es acertada o no, el robot le dará una recompensa, o una pista. Cuando el niño con autismo responda de forma correcta, la recompensa será un baile o un cuento.

Sin salir de nuestro país, el ingeniero sevillano Bernardo Ronquillo ha desarrollado el robot Social IO, que mejora las habilidades sociales y de comunicación de los niños con autismo. Tal y como recoge la web de RTVE, “Bernardo está mejorando sus prototipos y adaptándolos para que IO se una herramienta útil para padres y profesionales y que los peques puedan interactuar con el robot”.

Si tu también quieres utilizar la robótica para tus alumnos y descubrir sus múltiples ventajas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *