¿Por qué es necesario innovar en educación?

A menudo nos encontramos con que la rigidez del sistema educativo español no contenta a todas las familias y los estudiantes se quejan cada vez más de los procesos automáticos de memorización que tienen que llevar a cabo continuamente. Además, muchos se juegan su futuro profesional a una sola nota sacada en un momento puntual y tienen la percepción de que su esfuerzo continuado no se valora.

Desde la sociedad también se tiene la creencia de que el sistema educativo está más centrado en realizar acciones de marketing para atraer a potenciales alumnos que en mejorar su metodología. Por ejemplo, hasta hace relativamente poco tiempo, los colegios (sobre todo concertados y de pago) se esforzaban en anunciarse como trilingües debido al auge que ha tenido la lengua de Shakespeare en nuestro entorno.

Por eso, en la actualidad, muchos padres recurren a otros métodos de enseñanza que se adaptan mejor a lo que ellos consideran que debería ser la educación de sus hijos y que se están implementando en España como algo innovador. Un ejemplo de esto es uno de los sistemas de organización educativa Montessori. En ellos el niño es el protagonista de su educación y se procura que el entorno sea el que se adapte a las necesidades educativas. Es el niño el que elije dónde quiere trabajar, cómo y lo que va a utilizar para formarse.

Sin pioneras como María Montessori, seguiríamos teniendo una sola opción para la educación de nuestros hijos. Más allá de la libertad de elección ¿Por qué es necesario innovar en educación?

Innovación para las nuevas necesidades sociales

Vivimos en un entorno que cambia constantemente y con él la forma de vivir y de comportarnos. Por ejemplo, antes, si queríamos que nuestro hijo subiera a cenar, sólo teníamos que asomarnos al balcón y gritar su nombre. Ahora, basta con escribir un whatsapp para que venga a casa a cenar. La sociedad ha evolucionado y nuestros hábitos de vida no son los mismos.

También las empresas están obligadas a avanzar e innovar y por ello están invirtiendo en innovación constantemente. No es de extrañar que muchos puestos en España se queden sin cubrir, por la gran demanda que tienen las empresas de profesionales con perfiles tecnológicos. Es aquí donde la educación debería hacer un esfuerzo en adecuar la práctica educativa actual y adaptarse a las exigencias del mercado laboral. Ante nuevas necesidades y problemas no se pueden buscar viejas soluciones.

La educación, si bien no tiene que estar basada en su totalidad en los recursos digitales, si que se puede apoyar en todos esos recursos de la era digital para hacer más atractiva la materia y potenciar la motivación del alumnado. Así, la robótica es un gran ejemplo de esto, ya que, mediante la construcción de robots y su programación, los alumnos pueden seguir cumpliendo objetivos obligatorios curriculares como matemáticas, física o inglés y a la vez poner ganas y empeño en los que están aprendiendo.

Si bien la robótica como asignatura no está ampliamente extendida en el actual sistema, otros profesores han puesto en marca otros métodos para que estudiar asignaturas más tediosas, como la historia o la lengua española, no sean tan aburridas. Ya hablamos sobre la metodología de flipped classroom y su poder de motivación para los alumnos, a la vez de que se aprovechan todos los recursos digitales al alcance de todos como YouTube.

La innovación como herramienta de mejora para los docentes

Estas iniciativas de innovación y motivación del alumnado no serían posibles sin un cuerpo docente abierto a este tipo de cambio. Las aulas donde hemos estudiado poco han cambiado respecto a las de nuestros padres y abuelos. Son los propios docentes los que tienen que ser pioneros en este tipo de iniciativas y regenerar un ámbito, el educativo, donde no se han llevado a cabo grandes cambios.

La era digital puede servir para que , si no es desde las instituciones, los profesores y centros escolares en su conjunto constituyan un movimiento social que empiece a resolver estos problemas y genere un conocimiento pedagógico abierto a otros agentes de la sociedad. La innovación en la metodología en la enseñanza puede darse mediante plataformas, talleres o foros online.

La innovación también ofrece una ventaja diferencial a los centros educativos de cara a ser elegidos por parte de las familias. Si un centro se distingue por motivar a los alumnos mediante la introducción de nuevas materias o métodos educativos, bien seguro será el elegido por los padres que se preocupan por el futuro de sus hijos y son conscientes de las competencias que la sociedad exige tener a los nuevos profesionales.

Un sistema educativo anclado en los métodos tradicionales de enseñanza no responde a los cambios que la sociedad en la era digital demanda. Por un lado, los cambios en su metodología, ya que no aprovecha todos los recursos a su alcance; y por otro, en la formación de los futuros profesionales en ámbitos de gran demanda.

Por eso, si perteneces al sector de la educación, y te interesa incorporar elementos innovadores en el desarrollo de algunas materias, desde Habilitas te podemos asesorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *